top of page

¿Qué pasa en Ecuador, cómo podría ayudar EEUU y por qué se compara a Noboa con Bukele?

Actualizado: 22 ene

La "grave conmoción interna" provocada en Ecuador por bandas criminales ha sumido al país en un estado de excepción que a algunos recuerda a la situación en El Salvador. Ante la emergencia, EEUU acudió al llamado de Quito y enviará una comitiva para "acelerar" la colaboración en seguridad.


Soldados detienen brevemente a un joven para comprobar si tiene tatuajes relacionados con pandillas mientras patrullan el lado sur de Quito, en medio de la ola de violencia en Ecuador, el 12 de enero de 2024.
Soldados detienen brevemente a un joven para comprobar si tiene tatuajes relacionados con pandillas mientras patrullan el lado sur de Quito, en medio de la ola de violencia en Ecuador, el 12 de enero de 2024.



WASHINGTON — Ecuador vive una nueva ola de violencia, convertida en la primera crisis nacional que ha enfrentado el nuevo presidente Daniel Noboa, a menos de dos meses del inicio de su gobierno.


El estado de excepción de 60 días decretado por Noboa tras la fuga de uno de los cabecillas de un peligroso grupo del crimen organizado, fue la respuesta a una serie de actos violentos en la nación suramericana y una ofensiva gubernamental bajo la premisa de que el Estado no "negociaría con terroristas".


Esta situación recuerda a la de El Salvador, que vive desde hace dos años bajo normativas similares, decretadas por el mandatario Nayib Bukele como parte de su lucha contra las pandillas.


Desbordado ante una crisis económica y de seguridad, el flamante presidente ecuatoriano pidió ayuda al gobierno de Estados Unidos, que ya había colaborado con el mandatario saliente, Guillermo Lasso, en un intento para reducir la influencia del narcotráfico en el país.


Ante el renovado estado de emergencia - con toques de queda, comercios cerrados y ciudadanos temerosos de salir de sus viviendas -, Washington anunció que enviará a Ecuador una comitiva de altos funcionarios para "acelerar" la cooperación en materia de seguridad.


Esta colaboración podría significar un renovado impulso al intercambio de inteligencia y la capacitación de personal, así como un posible paquete de ayuda financiera, indican expertos consultados por la Voz de América.


¿Cómo Ecuador ha llegado a este punto?

La situación de violencia en Ecuador no es nueva. La inseguridad en la nación andina ha ido en aumento desde el inicio de la pandemia de COVID-19, que golpeó además la economía ecuatoriana y disparó la influencia de las bandas del crimen organizado en ciudades como Guayaquil, una urbe costera considerada la más peligrosa del país y centro del narcotráfico.


Según datos oficiales, la cifra de muertes violentas superó los 8.000 en 2023, el doble en comparación con el año anterior. Entre las más mediáticas estuvo el asesinato a tiros del candidato presidencial Fernando Villavicencio, una de las voces más críticas contra la corrupción en el país.


Las cárceles son uno de los puntos donde las pandillas han afianzado su control, aprovechando el poco alcance del Estado. Uno de los incidentes que precipitaron la declaratoria de Noboa, fue un motín de prisioneros donde más de un centenar de guardias fueron tomados como rehenes. A esto se unen secuestros y ataques contra policías en varias ciudades.





El nuevo presidente asumió el poder con una promesa de campaña de frenar la violencia y la influencia de los grupos de narcotráfico transnacionales. Su estrategia incluye el llamado "Plan Fénix", que costará unos 800 millones de dólares e incluye armamento para las fuerzas de seguridad, nuevas y modernizadas prisiones, estrategias de vigilancia en aeropuertos y puertos, junto a la creación de una nueva unidad de inteligencia.


La financiación de este ambicioso plan contará con ayudas de EEUU. “Hemos aceptado el apoyo de Argentina y de EEUU. No es momento de ego o vanidad, de decir no, vamos a proteger nuestra soberanía", dijo Daniel Noboa en una entrevista a la emisora local FM.


¿Qué está haciendo Noboa y en qué podría ayudar EEUU?

Noboa, de 36 años, llegó al poder mediante una coalición que incluye grupos de centro izquierda, centro derecha y centro, y actualmente cuenta con una mayoría en la Asamblea Nacional. Se ha ganado el apoyo popular por su conducta abierta, aunque medidas recientes como la subida de los impuestos de un 12 a un 15 % para sufragar su "guerra contra los terroristas" ha sido recibido con cierto descontento, advierten los analistas.


Sin embargo, su popularidad no ha decaído y la ciudadanía está dispuesta a soportar medidas drásticas como el toque de queda nocturno nacional y la limitación de movilidad.


El presidente ecuatoriano reconoció en un decreto que en el país existe un "conflicto armado interno" e identificó a varias bandas criminales como grupos terroristas, contra los que ordenó una respuesta por parte del Ejército.


Aunque ha recibido apoyo legislativo de momento, los partidos que integran la coalición de apoyo han afirmado que no apoyarán un incremento al impuesto al valor agregado (IVA) para financiar armas y equipos tácticos para las fuerzas del orden, así como las mejoras prometidas al sistema penitenciario. El mandatario planea celebrar un plebiscito enfocado en la seguridad a finales de este año.


Aunque EEUU y Ecuador mantienen una estrecha colaboración en materia de seguridad desde la administración del expresidente Guillermo Lasso, el gobierno del demócrata Joe Biden se apresuró a condenar la reciente ola de violencia y expresó su "compromiso de mantener una estrecha colaboración" en la lucha contra las organizaciones criminales.


Para "acelerar" esa cooperación, EEUU enviará una delegación de alto nivel "en las próximas semanas" para explorar "formas en que podemos trabajar juntos de manera más efectiva para enfrentar la amenaza que representan las organizaciones criminales transnacionales", dijo un portavoz del Departamento de Estado a la VOA.


"Estados Unidos aumentará el intercambio de inteligencia y la cooperación para combatir la actividad cibernética maliciosa. También brindaremos asistencia a las fuerzas del orden de los EEUU en investigaciones criminales", precisó la fuente.


La comitiva estadounidense incluirá al subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, Kevin Sullivan, y a la comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, general Laura Richardson.


A pesar de que ninguna de las partes ha confirmado en qué consistirá la ayuda, el general ecuatoriano Luis Altamirano, excomandante del Ejército, precisó a la VOA que esta podría significar un impulso al intercambio de inteligencia, la capacitación de personal y potencialmente podría traducirse en un paquete de ayuda financiera, modalidades de intercambio que EEUU mantiene con varios países de la región, entre ellos Ecuador.


"Hay varios mecanismos en términos de lo que puede apoyar EEUU, tanto en el equipamiento como en la instrucción, preparación, capacitación, así como otros mecanismos que tienen que ver con asistencia, especialmente en nivel directivo con la finalidad de de de pasar experiencias", agregó Altamirano, quien advirtió que se precisan soluciones duraderas porque el "narcotráfico es un problema que va a persistir" y su enfrentamiento eficaz dependerá del fortalecimiento del sistema de justicia, penitenciario y del orden.


¿Ecuador un nuevo El Salvador y Noboa un segundo Bukele?

Desde el inicio de la presidencia y debido a sus promesas de ser duro contra el crimen organizado, - y más recientemente la declaración del estado de excepción en Ecuador - a Noboa se le ha comparado con otro joven mandatario en un país asolado por la violencia del crimen organizado: Nayib Bukele.


"Ecuador tiene una realidad diferente. Diferentes problemas y diferente modo de pensar. La manera de resolver esto es al modo de Ecuador, no de El Salvador", insistió el mandatario ecuatoriano en una entrevista con la BBC.


La polémica aproximación de Bukele, que ha decretado consecutivos estados de excepción por espacio de dos años en El Salvador y aplica una política de tolerancia cero contra el crimen, lo han hecho popular no sólo en su país, sino en varias naciones de Latinoamérica.


Sin embargo, su enfoque ha sido criticado por activistas de Derechos Humanos, que ven con preocupación el deterioro de libertades bajo continuos períodos de suspensión de garantías constitucionales.


En cuanto a esto, Daniel Noboa ha destacado su posición estricta contra lo que llama organizaciones terroristas, pero al mismo tiempo reconoció que la estabilidad nacional necesita "algo más" que seguridad para lograr el desarrollo de una sociedad sostenible. "Sin una estrategia contra los terroristas, no sirve de nada", ha indicado.


Aunque no se pronunció directamente en relación a Noboa, Bukele publicó en la red social X un críptico "No es soplar y hacer botellas", que muchos interpretaron como una advertencia con respecto a la situación en Ecuador, la cual no se solucionaría tan fácilmente como algunos parecieran pensar.


[Con la colaboración de Néstor Aguilera y Toni Belchi, corresponsales de la Voz de América en Quito y Miami e información de Reuters y AP]


Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, TikTok, Threads.

Commenti


Banner Tik Tok.png
bottom of page