top of page

La semana en Rusia: rebelión, represión, debilidad y guerra

Rusia entró a los titulares esta semana de una manera diferente: la breve rebelión del grupo mercenario Wagner contra la cúpula militar rusa el pasado fin de semana ha planteado múltiples preguntas sobre el liderazgo de Vladimir Putin.
Vladimir Putin en el Kremlin
El presidente ruso, Vladimir Putin, asiste a una sesión plenaria del foro Ideas Fuertes para un Nuevo Tiempo, en Moscú, Rusia, el jueves 29 de junio de 2023. (Sergei Savostyanov, Sputnik, Kremlin Pool Photo vía AP)

Tras el motín de Wagner, el presidente Vladimir Putin parece vulnerable, pero las consecuencias de la revuelta de corta duración son mucho menos claras que sus causas. Y si bien el panorama político puede haber cambiado, la guerra de Rusia contra Ucrania y la represión interna continúan sin cesar.


Estos son algunos de los hechos clave en Rusia durante la última semana y algunas de las lecciones a seguir.


Imagen debilitada

Las consecuencias del motín de corta duración del líder de la fuerza mercenaria de Wagner, Yevgeny Prigozhin, están lejos de terminar, pero un efecto parece casi seguro: Putin se ha debilitado.


Innumerables observadores lo han dicho, aunque sus evaluaciones difieren en cierto grado. Algunos dicen que Putin está "terminado. Otros dicen que los dramáticos eventos del 24 de junio pueden marcar "el principio del fin" para el ex oficial de la KGB que ha sido presidente o primer ministro de Rusia durante casi 24 años.


Estrictamente hablando, nada de eso es cierto. Putin sigue siendo el presidente ruso y, en este momento, el resultado más probable de las elecciones previstas para marzo próximo parece ser que se asegure un nuevo mandato de seis años en el Kremlin.


Y si uno tratara de señalar el principio del fin para Putin, la búsqueda probablemente se remontaría a más de un año, a su decisión de invadir a gran escala a Ucrania en febrero de 2022, o más de una década, cuando decidió volver a la presidencia en 2012, o posiblemente antes.

En términos de precisión, el titular de un artículo del 27 de junio en The New York Times del analista político ruso Andrei Kolesnikov pareció dar en el clavo, describiendo una verdad palpable sin predecir el futuro: "El Putin de ayer se fue".


La desaparición del Putin del pasado parecía ser un asunto tanto subjetivo como objetivo.

Objetivamente, su imagen se vio alterada, tal vez irrevocablemente, por el motín, en el que las fuerzas de Wagner esencialmente tomaron el control de Rostov-on-Don -una ciudad de más de 1 millón de habitantes- y habían avanzado hasta llegar a unos 200 kilómetros de Moscú cuando Prigozhin canceló abruptamente la "marcha por la justicia".


El "sistema sobrevivió" de Putin, al menos por ahora, escribió Kolesnikov, miembro principal del Carnegie Russia Eurasia Center en Berlín.


Pero "Putin hoy no es quien era la semana pasada", escribió. Prigozhin "mostró a los rusos un vistazo fugaz de un futuro alternativo y, al hacerlo, dio a más rusos motivos para dudar del liderazgo actual. ¿Es Putin realmente la figura todopoderosa y parecida a un zar que creían que era? Esa es la pregunta que la mayoría de los rusos comunes y corrientes ahora, finalmente, comenzarán a preguntarse a sí mismos".


'Motín tan impactante'

Y no solo los rusos comunes. Las llamadas élites también están viendo a un Putin diferente, sugirió Tatyana Stanovaya, analista política que estudia a estos grupos.


"Este motín fue tan impactante que para muchos el régimen parecía estar a punto de colapsar, lo que socava significativamente la capacidad de Putin para asegurar el control a los ojos de la clase política", escribió en Twitter el 29 de junio Stanovaya, directora de la consultora R.Politik y también miembro principal de la Carnegie Russia Eurasia Center.


Aún así, un "vislumbre fugaz" es todo lo que alguien tiene, en Rusia, Ucrania o en cualquier otro lugar, dejando de lado el hecho de que, dado quién es Prigozhin y lo que ha hecho en el pasado, un "futuro alternativo" que podría haberse desarrollado si las cosas hubieran ido de otra manera el fin de semana pasado, podría no haber sido recibido con beneplácito por millones de personas que esperan un cambio en Rusia.


En los días que han pasado desde que Prigozhin detuvo la "marcha por la justicia", Putin ha estado ocupado tratando de presentar los acontecimientos como una victoria o al menos controlar los daños, sugiriendo que el ejército ruso había evitado el desafío de Wagner y que el pueblo ruso se había unido en su apoyo, dos afirmaciones para las que hay poca o ninguna evidencia.


Pero incluso si el Putin de ayer se ha ido, Rusia se parece mucho a ayer y anteayer: un lugar donde el estado está tratando de suprimir la disidencia. Parece poco probable que esos esfuerzos decaigan en el futuro previsible y, por el contrario, podrían volverse más intensos si Putin siente que es vulnerable o que el apoyo tácito generalizado a la guerra contra Ucrania está bajo amenaza.


En cualquier caso, la represión continuó a buen ritmo tras el motín. Un ejemplo: Roman Ushakov, un bloguero que dijo haber sido torturado con descargas eléctricas luego de su arresto en diciembre, fue sentenciado a ocho años de prisión por publicaciones anónimas que, entre otras cosas, se referían a la matanza de civiles y la destrucción de la ciudad de Mariupol por las fuerzas rusas en Ucrania.


Mientras tanto, también prosiguió el enjuiciamiento múltiple de Aleksei Navalny. Ya cumpliendo condenas por un total de 11 años y medio luego de condenas en dos casos que ha descartado como fabricaciones con motivaciones políticas, el político opositor de 47 años fue a juicio este mes por una serie de nuevos cargos, incluida la creación de un grupo extremista, y sus abogados dicen que podría enfrentar 30 años adicionales de prisión.


Si el motín de Prigozhin les dio a los rusos un atisbo de un futuro alternativo, Navalny ha tratado de hacerlo de una manera sorprendentemente diferente: en las urnas. Trató de desafiar a Putin por la presidencia en 2018, pero se le prohibió participar en las elecciones, y la red de oficinas de campaña que estableció en toda Rusia se consideró extremista y se cerró más tarde, al igual que su Fundación Anticorrupción.


¿Quién es el extremista?

En un hilo de Twitter publicado por sus asociados, Navalny escribió que no se había enterado del motín, ni del acuerdo con el Kremlin en virtud del cual Prigozhin escapará al enjuiciamiento, hasta una audiencia judicial el 26 de junio, cuando sus abogados le informaron y mostró imágenes de las escenas en Rostov y el avance hacia Moscú. La ironía no se le pasó por alto.


"Seguía esperando que alguien gritara de repente: 'Te has vuelto loco'", escribió. "Pero nadie lo hizo. En cambio, entró el fiscal y continuamos el juicio en el que se me acusa de formar una organización para derrocar al presidente Putin por medios violentos".


El motín de Prigozhin, por supuesto, es el resultado de la guerra de Rusia contra Ucrania: se produjo después de que él arremetiera con creciente vehemencia contra el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, y el jefe del Estado Mayor General, el general Valery Gerasimov, por la conducción de la invasión y lo que afirmó fue el maltrato de los militares a las fuerzas de Wagner, que han jugado un papel destacado en los combates.


También se produjo después de que Prigozhin sugiriera que la invasión de febrero de 2022 fue injustificada y no provocada, cuestionando la afirmación de que Rusia enfrentaba una amenaza de ataque por parte de Ucrania y la OTAN. Volvió a culpar a Shoigu, pero fue una declaración impactante, particularmente porque Putin ha tratado cada vez más de presentar la guerra como una medida necesaria para proteger a Rusia de Washington y Occidente.


Muerte en Kramatorsk

"El 24 de febrero [de 2022], no sucedió nada extraordinario", dijo Prigozhin en un video publicado el 23 de junio. "Ahora el Ministerio de Defensa está tratando de engañar al público, engañar al presidente".


Para algunos en Ucrania, ver a un Putin debilitado ha generado esperanzas de que el fin de la guerra, en términos aceptables para Kiev, podría estar más cerca de lo que parecía. Pero también existe la preocupación de que Putin pueda tomar medidas de escalada en un intento de mostrar fuerza.


Por ahora, en medio de una contraofensiva ucraniana que comenzó a principios de junio, los mortíferos ataques rusos también continúan, y los civiles son frecuentemente las víctimas.


Al menos 11 personas murieron y decenas resultaron heridas después de que un misil ruso impactara en una pizzería abarrotada en la ciudad oriental de Kramatorsk el 27 de junio, dijeron las autoridades ucranianas. Entre los muertos: las hermanas gemelas Yulia y Anna Aksenchenko, que habrían cumplido 15 años en septiembre.


Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, TikTok.

2 visualizaciones

Comentarios


Banner Tik Tok.png
bottom of page