top of page

Japón conmemora aniversarios de bombas atómicas en medio de tensiones en región del Indo-Pacífico

El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, y los representantes de las familias en duelo consagran una lista de las víctimas de la bomba atómica en el cenotafio durante una ceremonia en el Parque Conmemorativo de la Paz en Hiroshima, el 6 de agosto de 2023.

El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, y los representantes de las familias en duelo consagran una lista de las víctimas de la bomba atómica en el cenotafio durante una ceremonia en el Parque Conmemorativo de la Paz en Hiroshima, el 6 de agosto de 2023.
El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, y los representantes de las familias en duelo consagran una lista de las víctimas de la bomba atómica en el cenotafio durante una ceremonia en el Parque Conmemorativo de la Paz en Hiroshima, el 6 de agosto de 2023.

HIROSHIMA, JAPÓN — Esta semana, Japón celebra el 78° aniversario de los bombardeos atómicos estadounidenses sobre Hiroshima y Nagasaki, que mataron a cientos de miles de civiles y pusieron fin a la Segunda Guerra Mundial.


Después de su derrota, la Constitución de posguerra de Japón redujo sus fuerzas armadas y renunció a la guerra como un derecho de la nación. Sin embargo, las crecientes amenazas de la vecina China y Corea del Norte han provocado un cambio radical de rumbo, ya que Tokio se embarca en una revisión significativa de sus fuerzas de autodefensa.


Bombardeo atómico

La Fuerza Aérea de los EEUU lanzó la primera bomba atómica sobre Hiroshima la mañana del 6 de agosto de 1945. Tres días después, una segunda arma nuclear apuntó a la ciudad portuaria de Nagasaki. El emperador japonés Hirohito anunció la rendición de su país el 15 de agosto.


Sueichi Kido tenía cinco años cuando la bomba cayó sobre su ciudad natal de Nagasaki el 9 de agosto. Vivía a unos dos kilómetros del epicentro de la explosión.



ARCHIVO - El primer ministro japonés Fumio Kishida y el presidente estadounidense Joe Biden, a la derecha, reaccionan después de colocar una ofrenda floral en el Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, Japón, el 19 de mayo de 2023, durante la Cumbre del G7.
ARCHIVO - El primer ministro japonés Fumio Kishida y el presidente estadounidense Joe Biden, a la derecha, reaccionan después de colocar una ofrenda floral en el Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, Japón, el 19 de mayo de 2023, durante la Cumbre del G7.

“Esa mañana, varias madres se habían reunido afuera de nuestra casa para preparar una comida de fideos somen”, dijo a la Voz de América la mujer de 83 años.


“Entonces escuché el sonido de un avión. Una de las madres dijo que era extraño, ya que el sonido era muy potente. Ella dijo que definitivamente era un avión estadounidense”.


“En el momento en que miré hacia arriba en esa dirección, fui bañado por un destello de luz, y con un boom, fui arrojado a unos 20 metros de distancia y me desmayé. Mi madre tenía quemaduras en la cara y el pecho. La mitad de mi cara estaba quemada”.


Se estima que 215.000 personas murieron inmediatamente después de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki. La enfermedad por radiación y los cánceres causados por las explosiones nucleares matarían a decenas de miles más en los meses y años siguientes.


Aniversario

Sueichi Kido viajó a Hiroshima el 6 de agosto para conmemorar el aniversario, junto con varios otros sobrevivientes de la bomba atómica, conocidos en Japón como 'hibakushas', desde su prefectura natal de Gifu.


Kido ha pasado gran parte de su vida haciendo campaña por la paz y el desarme nuclear. Teme que el mundo no haya prestado atención a ese mensaje.


“Todos los ciudadanos del mundo corren ahora el peligro de convertirse en hibakusha. Con la invasión de Ucrania por [el presidente ruso Vladimir] Putin, ese peligro está más presente que nunca. La posibilidad de que se puedan usar armas nucleares se ha vuelto muy cercana”, dijo.


Ese sentimiento fue compartido por el alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, quien se dirigió a los delegados reunidos en el Parque de la Paz de la ciudad, debajo del epicentro de la explosión nuclear.


“Dada la realidad de que hay algunos que usarían amenazas nucleares, los líderes de todo el mundo deben enfrentar el hecho de que la teoría de la disuasión nuclear ha fallado y urgentemente comenzar a tomar medidas concretas para alejarnos del presente peligroso hacia nuestro mundo ideal”, dijo Matsui.


Japón militar

La derrota de Japón en 1945 hizo que su ejército se redujera a una pequeña "fuerza de autodefensa". Su constitución de posguerra todavía renuncia a la guerra como un derecho de la nación.


Las voces que piden el desarme compiten con la realidad de una región del Indo-Pacífico cada vez más tensa y militarizada.


Corea del Norte ha lanzado decenas de misiles al Mar de Japón en los últimos meses. Mientras tanto, las acciones militares de China alrededor de Taiwán y el Mar de China Meridional se consideran una amenaza directa para Japón, dice Tetsuo Kotani, del Instituto Japonés de Asuntos Internacionales en Tokio. China considera que Taiwán, que se autoadministra, es una provincia descarriada.


“Hay una gran brecha entre Japón y China en términos de capacidades de defensa. Así que ahora el liderazgo político japonés reconoce que tenemos que llenar este vacío y el público en general japonés, ya sabes, también están apoyando al liderazgo político japonés porque el pueblo japonés fue testigo de lo que le sucedió a Ucrania”, dijo Kotani a la VOA.


Gasto en defensa

En 2014, el difunto ex primer ministro de Japón, Shinzo Abe, inició un aumento en el gasto de defensa y una interpretación más flexible de la Constitución.


Esos cambios han adquirido una nueva urgencia en los últimos meses. En un documento de política publicado en diciembre pasado, Japón describió planes para duplicar el gasto en defensa para 2027 y adquirir capacidades de ataque contra bases extranjeras, durante décadas una línea roja.


Las actitudes públicas hacia las armas nucleares también están evolucionando, dice el analista Kotani.


“Debido a que Japón es la única víctima de un bombardeo atómico, existe un consenso entre el público japonés en general de que Japón debería buscar el desarme nuclear, en lugar de una carrera armamentista nuclear. Pero dado el hecho de que los países vecinos de Japón (Corea del Norte, China, Rusia) están aumentando su arsenal y capacidades nucleares, el público en general japonés reconoce que tenemos que confiar en el paraguas nuclear de Estados Unidos”, dijo a la VOA.


Hibakusha espera

Sueichi Kido, como muchos de los hibakusha que experimentaron los bombardeos atómicos, teme que la humanidad se esté acercando a un conflicto global renovado.


"Estoy preocupado. Lo más importante que hay que entender es esto: el desacuerdo entre los países del mundo no es algo que pueda resolverse por la fuerza”, dijo Kido.


Japón está entrando en una nueva era: descartando su aversión de la posguerra a un ejército poderoso.


Mientras tanto, con cada año que pasa, el número de sobrevivientes de la bomba atómica está disminuyendo. Su última esperanza es que las lecciones de Hiroshima y Nagasaki no se olviden.


Voz de América.


Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, TikTok, Threads.

留言


Banner Tik Tok.png
bottom of page