top of page

Debate presidencial deja cuestionamientos sobre energía de Biden y datos falsos de Trump: analistas

Analistas pusieron en perspectiva la participación de Joe Biden y Donald Trump en el primer debate presidencial de cara a las elecciones de noviembre. A pesar de diferir en temas clave como inmigración, aborto y economía, concuerdan en la preocupación por la edad del actual presidente.
El presidente Joe Biden, a la derecha, y el candidato presidencial republicano, el expresidente Donald Trump, a la izquierda, durante el debate presidencial el jueves 27 de junio de 2024 en Cincinnati.
El presidente Joe Biden, a la derecha, y el candidato presidencial republicano, el expresidente Donald Trump, a la izquierda, durante el debate presidencial el jueves 27 de junio de 2024 en Cincinnati.

WASHINGTON — El primer cara a cara de la temporada electoral en Estados Unidos entre Joe Biden y Donald Trump, amplió los cuestionamientos sobre la capacidad del actual presidente de dirigir al país en un segundo cuatrienio a sus 81 años. Trump, por su parte, utilizó gran parte de su tiempo para expresar datos falsos sobre inmigración y aborto, según dos analistas.


“Todo el mundo sabe que los demócratas están muy preocupados. Los debates son la presencia, la energía… él no pudo, y tenía ese peso de convencer que tenía la energía y la capacidad de concentración” dijo a la Voz de América Patricia Sosa, analista demócrata.


Durante el debate, ambos candidatos fueron cuestionados sobre las preocupaciones de los votantes con respecto a sus edades al terminar un segundo mandato. Trump resaltó que ha tomado exámenes cognitivos que lo muestran “competente”, mientras Biden se mantuvo en defender su trayectoria política.


“Se pudo ver el estado mental y aspecto cognitivo de Biden… La imposibilidad de esta persona de liderar la Casa Blanca y defender los intereses de EEUU”, agregó María Herrera Mellado, analista republicana.


Sosa, por su parte, defendió que Biden logró resaltar temas importantes para su base y para el país, como la criminalidad de Trump y su “inconsistencia” en cuanto a relaciones exteriores, sin embargo, Herrera llamó el evento un “debate inexistente” debido a los traspiés del presidente para terminar algunas frases.


“Lo trágico es que Trump tendría 83 años cuando termine un segundo término si sale electo. No estamos hablando de unas grandes diferencias”, agregó la analista demócrata.


Ambas acordaron que los demócratas tendrán un largo camino por recorrer hasta la convención de su partido en Chicago, programada para agosto, cuando se oficializa la candidatura de Biden a la reelección.


Amplia separación sobre la inmigración

En diferentes momentos de su intervención, el expresidente Trump usó argumentos relacionados a la inmigración para atacar a Biden. Aseguró que actualmente la “frontera está abierta” y que hay “millones” de personas provenientes de “cárceles e instituciones mentales” entrando al país y “matando” a los ciudadanos estadounidenses.


“Estamos hablando de más de 10 millones de inmigrantes que han entrado sin ningún tipo de control”, dijo Herrera. La analista hizo referencia al reciente caso del asesinato de una niña de 12 años en Texas a manos de dos migrantes venezolanos.


Aunque es cierto que en los últimos tres años y medio las autoridades fronterizas han encontrado más de 8 millones de inmigrantes irregulares, estudios recientes muestran que los inmigrantes “cometen menos crímenes” que las personas nacidas en EEUU. Según una investigación de la universidad Stanford, los inmigrantes tienen un 60 % menos de probabilidades de ser encarcelados por un crimen.


“No es que existe una crisis en la frontera, es que existe la mayor crisis de la historia del Departamento de Seguridad Nacional de EEUU… Ha penetrado el Tren de Aragua, una banda venezolana de crimen organizado que está asesinando a niñas y mujeres en este país”, dijo la analista republicana.


Para Herrera, los comentarios de Trump tienen “todo el sentido” y lo único que está pidiendo es “ley y orden”.


“Trump dijo acusaciones falsas sobre la inmigración”, señaló Sosa, quien detalló que el reto principal de los demócratas es responder a las “distorsiones” de la realidad “que están haciendo los republicanos”.


La analista demócrata coincidió en que sí hay una crisis de migración, pero aseguró que “va más allá” de la gestión de Biden. “Trump en cierto modo lo ha posibilitado porque negó una reforma legislativa que el Congreso estaba dispuesto a aprobar para tratar de darle recursos al gobierno para tratar el tema de la frontera”, agregó.


Sosa hizo referencia a la acción bipartidista que buscaba asignar más fondos a las agencias fronterizas, pero que fue rechazada por un grupo de republicanos.


“El presidente está limitado en lo que puede hacer, los datos demuestran que no son todos unos criminales ni unos locos, ni es la causa principal de criminalidad y homicidio en EEUU”, agregó.


Aborto: ¿accesible o prohibido?

Los derechos reproductivos son durante este ciclo electoral uno de los temas más polarizantes entre los votantes, y así se reflejó en el debate, según las analistas.


“Nosotros lo vemos desde la perspectiva de los derechos de la mujer, de la salud reproductiva y que la mujer tiene que ser quien tome esa decisión”, dijo Sosa.


Herrera, mientras tanto, aseguró que el aborto era el “tema preferido de los demócratas” y opinó que para republicanos como ella, “el aborto significa el asesinato de un bebé en vientre materno”.


Trump, sin embargo, dijo durante el debate que cree en las excepciones al aborto por violación, incesto o cuando vida de la madre está en riesgo, y reiteró su apoyo a que sean los estados los que decidan sus reglas al respecto.


“Las mujeres estadounidenses tienen que pensar, no qué dice Trump como candidato porque él va a decir algo para flexibilizar y quedar bien, sino qué va a hacer Trump si sale presidente”, agregó Sosa.


Biden fue enfático en su apoyo generalizado al aborto y aseguró que de ser reelegido, restauraría Roe vs. Wade, el caso legal revocado por la Corte Suprema que determinaba el aborto como un derecho constitucional.


Finalmente, sobre el conflicto exterior, ambas analistas reiteraron las posiciones de los candidatos.


Biden, con su intención de seguir el apoyo incondicional a Israel a la vez que busca un cese al fuego; y Trump con críticas a la cantidad de dinero que el gobierno estadounidense ha gastado en el conflicto en Gaza y la guerra de Rusia en Ucrania.


“Vimos a un Biden completamente mermado, una persona que sabemos que no va a llegar a noviembre”, concluyó Herrera. Mientras Sosa advirtió que “Trump está en una campaña de odio y venganza”, asunto al que deben estar “atentos los demócratas”.


Las analistas cuestionaron la falta de verificación de datos por parte de los moderadores del debate. Especialmente ante las “afirmaciones exageradas” de Trump, cuando por ejemplo, aseguró que los demócratas apoyaban el aborto después del nacimiento del bebé.


CNN se defendió de las críticas a través de un comunicado en el que afirmó que “el papel de los moderadores es presentar a los candidatos preguntas que sean importantes para los votantes estadounidenses y facilitar un debate, permitiendo a los candidatos exponer sus argumentos y desafiar a su oponente".


Aproximadamente 48 millones de espectadores sintonizaron la televisión para ver el debate presidencial de CNN, según datos preliminares de Nielsen. La cifra sugiere que la audiencia final será aproximadamente un tercio menor que los 73 millones de personas que vieron el primer enfrentamiento de los candidatos en 2020, y estará entre los tres primeros debates presidenciales con menor audiencia desde 1976.



Si te gustó compártelo con tus amigos y comunidad digital.

 

Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: FacebookTwitterInstagramTikTokThreads.

1 visualización

Comentarios


Banner Tik Tok.png
bottom of page